¿Te interesaría invertir en plata?

Invertir en metales preciosos suele ser atractivo para los inversionistas. Especialmente porque estos no pierden su valor a través del tiempo. Aunque sus precios puedan variar, los metales son un activo físico que a diferencia de las divisas, las cuales si no están invertidas pierden su valor a través del tiempo y esto es ocasionado por la inflación del país emisor de la misma. Así mismo hay distintas formas de poseer metales preciosos, comúnmente se encuentran en el mercado de valores como lingotes o monedas. Pero también es posible encontrarlos como joyería, barras o medallas.

Puede ser un poco complicado invertir en plata, a diferencia del oro que generalmente mantiene su precio a la alza, si no se hace de la forma correcta. Esto sucede debido a que el precio de la plata varía. Durante el 2011 alcanzo en el mes de abril un precio de 610 pesos por onza, la cual actualmente tiene un precio alrededor de 450 pesos la onza. El oro en comparación actualmente ronda en un precio promedio de 25 mil pesos por onza. Ahora es posible que te estés preguntando ¿Qué no se supone que sea un activo que no pierde su valor? La respuesta es si, sin embargo el precio de este metal fluctúa en base a la demanda del mismo. Aunque el precio de la plata varíe, es importante tener en cuenta que su valor no se acaba, como pudiera sucederla a una divisa o una acción. Debido a que los metales preciosos no pueden ser meramente desaparecidos.

Tal como se menciono anteriormente, este activo no puede desaparecerse por lo tanto no pierde su valor por completo. Por lo cual es recomendable para los inversionistas, contar con piezas de estos metales preciosos en por lo menos una de sus formas anteriormente mencionadas.

Para maximizar la ganancia en la compra de plata o cualquier otro metal precioso, se le recomienda a los inversionistas comprar cuando estos minerales se encuentran en menor precio. Esto siempre sucede, debido a que las economías mundiales fluctúan. Por lo tanto estos consumos también lo hacen. En este caso será importante considerar antes de invertir o comprar, si el precio actual contra el histórico es bajo. Si no lo es, no se recomienda la compra ya que eventualmente volverán a cambiar los precios de estos.

Para salvaguardar la integridad y por cuestiones de seguridad se le recomienda a los inversionistas que deseen adquirir estos activos, dejarlos resguardados en las bóvedas bancarias las cuales protegen con altas medidas de seguridad los metales preciosos.